Páginas vistas en total

martes, 24 de enero de 2017

San Carlos de las Cuatro Fuentes

La iglesia, toda curva en su fachada,
es la piedra que sueña con el vuelo,
y la cornisa, con audaz anhelo,
huye del muro y flota separada.

Adentro, como perla vaciada,
una cúpula oval enseña un cielo
de estucos, y los mármoles del suelo
destellan con su luz transfigurada.

Cuatro fontanas velan el enigma
del arte, desbordando la materia
de ilusiones tejidas hábilmente.

Borromini, caído en el estigma,
dibuja más allá de su miseria
los mundos imposibles de su mente.