Páginas vistas en total

martes, 24 de enero de 2017

San Carlos de las Cuatro Fuentes

La iglesia, toda curva en su fachada,
es la piedra que sueña con el vuelo,
y la cornisa, con audaz anhelo,
huye del muro y flota separada.

Adentro, como perla vaciada,
una cúpula oval enseña un cielo
de estucos, y los mármoles del suelo
destellan con su luz transfigurada.

Cuatro fontanas velan el enigma
del arte, desbordando la materia
de ilusiones tejidas hábilmente.

Borromini, caído en el estigma,
dibuja más allá de su miseria
los mundos imposibles de su mente.

2 comentarios:

JOSÉ LUIS MORANTE dijo...

Querido amigo, me lleva a tu blog el cuaderno doble RUINAS DEL PARAÍSO en el que he podido disfrutar de tus poemas y de los excelentes aforismos de Sergio García. Así que una alegría adentrarme en tu POESÍA y enhorabuena por el soneto. Arquitectura sabia y cierre ejemplar. Un abrazo.

Ramiro Rosón dijo...

Querido José Luis:

Me alegro mucho de que ese cuaderno doble haya llegado hasta ti y de que hayas disfrutado de mi poesía, sobre todo cuando las publicaciones canarias apenas traspasan la barrera de la insularidad. Este soneto lo compuse evocando un viaje a Roma que realicé en el carnaval de 2014, en el que tuve la ocasión de visitar a solas esa pequeña y fascinante iglesia. Ojalá la arquitectura del poema haga justicia a la de Borromini. Gracias por leerme y un fuerte abrazo.